Info
 
Burriana Turismo | Monumentos todos
1638
page,page-id-1638,page-template-default,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,

Monumentos todos

Gracias a su historia, Burriana posee una gran cantidad de edificios y lugares con encanto que permiten alternar el disfrute de sol y playa con visitas culturales.
3

BASÍLICA MENOR EL SALVADOR

salvador_1

En 1233, el rey Jaume I encarga a la Orden de San Juan del Hospital la construcción de un gran templo conmemorativo de la primera gran victoria en al conquista del Reino de Valencia.
De planta románica, la Iglesia del Salvador empezó a construirse bajo las órdenes arquitectónicas del estilo gótico primitivo, al que se le fueron alternando algunos elementos románicos. El ábside data del siglo XIII y consta de siete lados con capillas absidiales radiales sin girola. La iglesia se complementará con modificaciones para reconvertirla en una iglesia fortaleza, con la construcción de dos torres gemelas, de las que finalmente sólo se construirá una, que flanquea el ábside comunicado por un paso de ronda a través del cual era posible acceder a lo alto de la muralla. Es también en esta iglesia donde se asociará, por primera vez la arquitectura gótica valenciana.

El edificio está construido por una única planta de salón, cubierta con bóvedas de crucería nervada y elementos de ladrillo. Además, cuenta con una cripta bajo el ábside donde eran enterrados, por expreso deseo, los párrocos que habían estado en dirigiendo la iglesia.

En el segundo tercio del siglo XIV, se levantó la torre campanario y posteriormente, durante el siglo XVIII, a la nave gótica se le adosó la Capilla de la Comunión. Se trata se una construcción de planta de cruz griega y estilo neoclásico, coronada por una cúpula y decorada interiormente con frescos de Vergara los cuales representan cuatro alegorías que hace referencia a la salvación del mundo, la Decís, Las Bodas místicas de Cristo y la Fé.

La Iglesia en sus inicios fue dedicada por Jaime I a Santa María, pero a mediados del siglo XIV se dedicó a El Salvador. En 1969, el conjunto fue declarado Monumento histórico artístico Nacional.

TORRE CAMPANARIO “EL TEMPLAT”

templat_a1

El Campanario de Burriana, construido a partir del 1363, dentro de los planes del rey Pere IV de fortificar sus reinos, fue erigido como torre fuerte cuya función no era solamente defensiva sino también torre de comunicaciones y reloj público. En sus inicios, y debido a la dualidad de su uso, se encontraba exenta de la iglesia por lo que contaba con dos puestas de acceso: la que permite su entrada en la actualidad; y una segunda que hoy día permite comunicar ta torre con el interior de la iglesia, pero que se encontraba a los pies del edificio.

El Campanario de Burriana es un edificio prismático de sillares, que inscribe un octógono sobre una base cuadrada. En su interior, una escalera de caracol permitía el acceso a la sala de campanas. Ésta constaba de ocho ventanales, posiblemente de medio punto, uno de ellos cegado para facilitar la ubicación de la escalera de acceso a la terraza superior. En el último cuarto del siglo XVII, el Campanario debió sufrir graves daños que obligaron el derribo de la sala de campanas gótica y el pretil. La construcción de la nueva sala de campanas y la terraza siguió la moda imperante en los pueblos de La PLana, el Bajo Maestrazgo o la propia ciudad de Valencia. La sala de campanas se cubrió con vuelta estrellada de nervaduras sobre ménsulas, siguiendo el precedente gótico y se reaprovecharon las viejas gárgolas góticas de desagüe de la terraza de la antigua obra

La madrugada del 5 de julio de 1938 fue marcada por tres terroríficas explosiones que se dejaron sentir en toda La Plana. 32 cajas de dinamita, colocadas en el interior del Campanario de Burriana, por el Ejército Republicano, fueron estalladas detonando así tan preciada torre, causando la ruina de muchas de las casas que se encontraban alrededor de la Plaza y del Pla. Pero los mayores daños los sufrieron las que estaban situadas en el lugar que actualmente ocupa el jardín, y también la iglesia parroquial del Salvador y su capilla de Comunión. Ambas perdieron la mayor parte de su cubierta.

Las obras de reconstrucción del Campanario, iniciadas el año 1942, fueron lideradas por el párroco mosen Elías Milián quien supo entender el valor sentimental que, como símbolo, tenia el campanario para sus feligreses y la ciudadanía. Para tal importante acción, mosen Elías confió las obras a Vicente Piqueres Martí, buscó los recursos económicos y consiguió culminarla con éxito. Vicente Piqueres, carpintero-artesano, coordinó y dirigió los trabajos, de acuerdo a los planos del arquitecto municipal Enrique Pecourt. Del proyecto de reconstrucción, Pecourt destaca: “se sigue como se ha dicho, las características del antiguo campanario, del que sólo queda la cimentación y unos seis metros de base (…) Se conserva la misma cimentación y la base maciza del fuste. en la parte octogonal se construirá un anillo de piedra del país de un espesor medio de unos 50 centímetros y un muro interior de unos 30 cm. de fábrica de ladrillo, rellenando el hueco entre uno y otro con mampostería de hormigón (…). En el grueso de este muro irá una escalera helicoidal que llegará hasta el cuerpo de campanas. El espacio interior estará dividido por bóvedas concrecionadas formando departamentos. desde el cuerpo de campanas a la terraza irá una escalera de caracol.
La ornamentación reproducirá la existente antes de la destrucción ”

Tras ser discutidas las propuestas de reconstrucción del mismo plateadas por el arquitecto municipal, y escuchados todos los apuntes e ingeniosas propuestas del carpintero-artesano Vicente Piqueres, se inició la reconstrucción del mismo que finalizó tres años después, en 1945. De su reconstrucción destaca su fidelidad estética y el aumento de la altura de éste en 10 metros, con la intención de que fuese el más esbelto y mayor de toda la Región Valenciana, incluyendo el Miguelete.

IGLESIA DE LA MERCED Y CENTRO CULTURAL “LA MERCE”

Habiendo sido conquistada la Villa de Burriana a los musulmanes, el monarca (Jaime I), cofundador de la Orden de la Merced, cede a los mercedarios diversas propiedades rústicas y urbanas en la Villa de Burriana y su término. Aceptado el ofrecimiento, en 1594 el Ayuntamiento de la villa cede a la la Orden de la Merced la ermita de San Mateo y posteriormente se comienza la construcción de un convento adosado al ermitorio. Este fue destinado por sus superiores a “Casa de Recolección para los frailes que quería vivir con más estrechez”, posiblemente a causa de la pobreza de sus instalaciones. entre los mercedarios que habitaron este convento se encuentra el beato Ripollés quien falleció entre sus muros a la edad de 27.

En 1738 se acuerda la demolición de la antigua ermita de San Mateo, para construir en su lugar un templo más amplio, de estilo neoclásico y de planta rectangular conformada por tres naves y un crucero.

En 1812 los mercedarios son desalojados por las tropas invasoras francesas, de manera que el convento pasa a ser cuartel de las tropas del mariscal Suchet, convirtiendo templo en cuadra de caballos. Al ser desalojados los franceses, retornan los frailes, pero con el decreto de Desamortización los Mercedarios abandonan definitivamente Burriana. Así pues, el convento pasa a manos del Ayuntamiento con la condición de que el mismo se utilizado con fines público albergando escuelas públicas, casa de maestros, Ayuntamiento, almacén municipal, biblioteca pública o prisión.
Sucesivas reformas lo han afectado, destacando la de 1991 que convierte el claudtro en el “Centre Cultural la Mercé”, ofreciendo nueva sede al “Museu Arqueològic Municipal”. ( poner enlace con info del apartado que hacer/museos)

IGLESIA DE LA MERCED

En 1738, sobre el viejo ermitorio de San Mateo, comienza la construcción de esta iglesia de estilo neoclásico y orden jónico, que concluye en 1808.

ERMITA DE SAN BLAS

Conquistada Burriana por Jaume I en 1233, el rey se preocupó de poblar esta villa con gente cristiana, y con este objetivo comisionó a Pedro Cornell para que fuera a su tierra aragonesa y reclutara gente para habitar Burriana. Volvió Cornell con gente de Albarracín , Teruel, Daroca y Aljafería. Estos dos últimos grupos, que les correspondió poblar la calle Mayor y alguno de sus colindantes, llevaban en su tradición el amor al obispo san Blas, de intensa y gran devoción en sus tierras, por lo que le dedicaron una ermita a orillas del río Ana donde poder rendirle culto. Al lado de la ermita, Jaime I fundó un hospital para pobres que abrió sus puertas en 1238 y que fue puesto bajo la advocación y patrocinio de san Blas.

Por otro lado, hay una leyenda que cuenta que unos burrianenses encontraron la mesa flotando en un remanso del río, después de una intensa tormenta que tenia atemorizada a la población y la parece que los rezos al santo habrían logrado apaciguar. Así, con el hallazgo del retablo, los ciudadanos atribuyeron este “milagro ” al santo y fue designado como patrón de la ciudad por ser su mayor custodiador.

El viejo templo fue derribado en 1882 para construir el actual. La imagen del santo que presidia el ermitorio fue destruida durante los primeros disturbios de agosto de 1936, preludio de la guerra civil. La imagen actual es obra del escultor villarrealense Julio Pascual Rubert Fuster.

La actual ermita de San Blas, situada en el extraradio de la ciudad, es obra de Salvador Forç estando realizado en piedra sin tener un estilo bien definido. Destacan elementos neoclásicos como el frontón y el campanario. En el interior del templo se conserva una tabla con la imagen del santo, auténtica joya del arte pictórico y que fue sometida a una restauración con motivo de su exposición en la muestra ” Espais de Llum ” de la Fundación de la Comunidad Valenciana la Luz de las Imágenes . Este cuadro , según Roca Alcayde , lo llevaron hasta Burriana sus devotos y primeros pobladores cristianos de la Villa, del castillo real de la Aljafería, ubicado en Zaragoza.

CASA REIG

Residencia historicista de finales del siglo XIX que conserva lujosos interiores rehabilitados.

TEMPLO SAN JOSE Y CONVENTO DE LOS CARMELITAS

san_jo_temp

El convento de los Carmelitas de Burriana fue fundado en el año 1896 iniciándose años después la construcción de una bella iglesia. En 1903 esta Casa fue elevada a la categoría de Priorato y, finalmente, el 17 de abril de 1929 se inauguró el templo construido bajo las órdenes del arquitecto municipal de Castellón D. Godofredo Ros de Ursinos, siguiendo los estándares de la arquitectura gótica. El edificio, muy sobrio en adornos pero elegante en sus líneas, es de planta rectangular y en él destaca un gran crucero con altares y seis capillas laterales.
Presidiendo el templo, en el altar mayor, se encuentra la imagen de San José, a quien está dedicado el templo por especial voluntad de los que en su día donaron el solar a esta orden para la construcción del convento.
Como elementos ornamentales cabe destacar la utilización de mármoles y piedras artificiales en detrimento de la madera, aportándole magnificencia a la obra.
A los pies de la iglesia y concretamente en la parte superior de la entrada principal se ubica el coro y en ambos laterales del altar mayor se encuentran dispuestas dos tribunas

MERCADO CENTRAL

Este magnífico edificio aúna los mejores valores del racionalismo y expresionismo arquitectónico con la tradición modernista de los mercados valencianos y la perfección de la obra de albañilería en ladrillo de aquellos años. Proyectado por Enrique Pecourt en el año 1930, este mercado presenta una nave amplia semejante a un hangar con cubierta de cuchillería de acero a dos aguas. Sus muros son diáfanos, sobre columnas de hierro y en sus cabeceras, de excelente obra de ladrillo, predomina el vano sobre el macizo en una perfecta adecuación a la funcionalidad de este tipo de locales. El magnífico arco parabólico que conforman las puertas de entrada, está coronado por un triple ventanal decorado con bellas vidrieras policromadas que hacen referencia a la cultura agrícola de la ciudad.
En el pasado podía observarse en su interior una bella fuente situada en el centro del edificio, obra del escultor Ricardo Romero Baixauri .

TORRE DEL MAR

Torredel-mar1

La Torre del Mar, situada junto al paraje del Clot de la Mare de Déu, es de base cuadrada, de 25 m. de perímetro y una altura de 10,20 m. Consta de planta baja, con suelo enmorrillado, y dos pisos, ascendiéndose a ellos por escalera de mano. Conserva, sobre la puerta matacán con aspillera.
La torre, pese a su proximidad al manantial del río, se abastecía de agua en pozo propio, existente en el ángulo norte de su planta baja, en la que además destacan los pesebres, y su puerta dovelada de dintel horizontal. Esta planta se cubre con bóveda de cañón en la que hay tres aspilleras cuadradas, para defensa de sus soldados en caso de que fuese tomado el establo.
La segunda planta tiene en sus paramentos dos ventanas-saeteras, destacando en la que da al nord-este dos aberturas laterales para el fuego cruzado de sus defensores. Al exterior, en la cara sur-oeste, existe una primitiva puerta con sillarejos en jambas y dintel lobulado, de ladrillo.
La Torre del mar fue levantada por la Generalitat, con el impuesto sobre la seda, decretado en las Cortes de 1547.