Info
 
Burriana Turismo | CRUCES DE MAYO
2182
page,page-id-2182,page-template,page-template-full_width-php,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,

CRUCES DE MAYO

Cuando el calendario se adentra en el mes de la flores, Burriana se transforma en un gigantesco jardín adornado por las maravillosas cruces que elaboran cada una de las comisiones falleras. 

El origen de esta tradición habría que buscarlo en un momento en el que, los falleros afamados por las ganas de innovar en las fiestas, quisieron hacer una aportación a Burriana y decidieron plantar cruces florales el día 3 de mayo, fecha en la que se conmemoraba la invención de la cruz para Santa Helena. El primer documento Burrianense referente a las cruces de mayo data del día 1 de mayo del 1944. Se trata de una notificación oficial de la Alcaldía firmada por Salvador Dosdá, presidente de la Comisión de fiestas que da oficialidad a la celebración de este acto. El texto se dirigió a las comisiones falleras para notificar que la Comisión de fiestas había acordado, con motivo de las cruces que iban a plantarse en Burriana el día 3 de mayo, conceder tres premios de 125, 100 y 75 pesetas respectivamente a las tres mejores. Los monumentos debían estar plantados el día 3 por la mañana y el jurado saldría del Ayuntamiento a las 6 de la tarde para valorar las obras. Finalmente, las cruces se plantaron el miércoles 3 de mayo. Elaboradas con mucho gusto artístico, los efímeros monumentos florales ocuparon el emplazamiento de las fallas y las tres mejores cruces fueron reconocidas con los galardones prometidos. El primer premio lo mereció La Mota, el segundo La Plaza del 18 de Julio, donde plantaba la falla barrio Valencia, y el tercer premio lo ganó el barrio de Onda, que plantó la cruz en la plaza Cardenal Benlloch.

Así pues, ya como una tradición, cada año desde ese 3 de mayo de 1944, un mar de monumentos y conjuntos florales invaden, durante el primer fin de semana de mayo, las calles de la localidad de un precioso colorido y agradable aroma florar en el que el clavel es el gran protagonista. 

La fiesta de las Cruces de Mayo, ha sido reconocida por la Generalitat Valenciana como de Fiesta de Interés Turístico Provincial por su tradición, belleza y gran atracción turística en la provincia de Castellón. 

Las Cruces de Mayo se constituyen como el pistoletazo de salida para las comisiones falleras de la localidad. Y es que éstas, encargadas de su creación y por tanto de la supervivencia de ésta tradición, pretenden con su construcción simbolizar la continuidad de las venideras fiestas josefinas. 

Como complemento a este festejo se lleva a cabo durante el mes de mayo la Ruta de la Tapa, una atractiva propuesta gastronómica que permite a vecinos y visitantes conocer la variada oferta culinaria de la localidad de una manera divertida y económica que invita a pasear los las calles de la localidad.